Saltar al contenido

Calentamiento oceánico genera sequía extrema en el país

image_print

En lo últimos años, el clima mundial ha presentado diversas y continuas alteraciones, producto del actual calentamiento de las aguas oceánicas globales, las cuales, a su vez, han traído consigo el avanzado y alarmante calentamiento de las aguas superficiales de las regiones oceánicas.

El Dr. Dirk Thielen, perteneciente al Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC), en conjunto con un grupo de especialistas en el área de ecología y expertos en el cambio climático, han desarrollado el trabajo de “Respuestas de las precipitaciones en Venezuela al actual calentamiento sin precedentes de las aguas oceánicas globales”.

El estudio, reconocido como el primero en abordar el problema del calentamiento oceánico generalizado sin precedentes, que ha afectado las precipitaciones en Venezuela; identifica la evolución y dinámica de los eventos climáticos extremos, su origen y factores determinantes, y pronósticos confiables basados en determinantes identificados y tendencias actuales.

El área de este estudio fue Venezuela, el cual fue dividido en las ocho principales regiones naturales, Los Andes, el Sistema Coriano, la Cordillera Central, la Cordillera Oriental, el Sistema Deltaico, el Sur del Orinoco, Los Llanos y el Lago de Maracaibo, además del Territorio Esequibo.

Los efectos de El Niño-Oscilación del Sur (ENOS) en su fase cálida “El Niño” o en su fase fría “La Niña”, varían de acuerdo a la estacionalidad. El calentamiento oceánico generalizado actual está originando pulsos de sequía extrema en Venezuela, causados por una condición Niño Atlántico quasi permanente. Estos pulsos secos serán recurrentes y alternarán con pulsos húmedos extremos, generados por el calentamiento simultáneo de las aguas del Mar Caribe y el Atlántico norte tropical. Los pulsos húmedos serán breves y estarán vinculados a una extrema actividad ciclónica anual, debido a la persistencia de aguas cálidas en esta sección de la cuenca atlántica.

Alteraciones en las precipitaciones podría generar un colapso en la circulación oceánica

Los resultados indicaron que los eventos climáticos extremos son generalizados en casi todas las regiones, con más del 25% de las precipitaciones históricas asociadas a estos eventos extremos, lo que indica una persistente vulnerabilidad en Venezuela. Los calentamientos intensos en el Mar Caribe y el Atlántico norte tropical han generado los principales pulsos húmedos, explicando gran parte de su variabilidad. Además, se demuestra que la existencia de “El Niño Atlántico”, es uno de los factores que generan la sequía en el país.  

El Dr. Thielen concluye que, para un óptimo seguimiento y predicción de estos fenómenos y el calentamiento oceánico, es necesaria la inclusión de mejoras relativas a la resolución temporal y espacial de de la información pluviométrica, así como aquella referida a las temperaturas oceánicas.

La investigación proporciona evidencia concreta de las alteraciones en las precipitaciones continentales causadas por el debilitamiento actual de la Circulación de Vuelco Meridional del Atlántico (AMOC, por sus siglas en inglés). También destaca el riesgo específico que representa para Venezuela y la región llegar al punto de inflexión que podría provocar el colapso abrupto de la circulación oceánica, lo que nos llevaría irremediablemente fuera del clima estable del Holoceno hacia aguas desconocidas.

Prensa FIIIDT

Compartir en Redes Sociales
0 Shares